Digital Clock + Date

domingo, 12 de febrero de 2017

GERTRUDE BENNETT Y LOVECRAFT




La primera mujer estadounidense escritora que destacó en la ciencia ficción y la fantasía fue Gertrude B. Bennett (1883-1948), que escribió y publicó bajo el seudónimo de Francis Stevens. Nacida en Minneapolis en 1883 y casada con un periodista y explorador inglés, Bennett publicó su primer relato de ciencia ficción, The Curious Experience of Thomas Dunbar, en 1904, en la famosa revista The Argosy, en la que Lovecraft también publicó relatos y poemas. Considerada la mujer que creó el género de la "fantasía oscura", que combina elementos de terror con la fantasía, escribió numerosos relatos y libros, como The Citadel of Fear (1918) o The Heads of Cerberus (1919), que muchos consideran la primera novela distópica de la historia. Algunos autores han sostenido la idea de que los relatos de Bennett influyeron en la obra de Lovecraft, y que éste llegó a decir de su obra Claimed en una carta enviada a The Argosy el 15 de noviembre de 1919 firmada bajo el seudónimo de Augustus T. Swift que era  una de las más extrañas y convincentes novelas de ciencia fantástica que alguna vez leerás. En realidad, este hecho proviene de una atribución errónea por parte del editor Larry Farsaci (1921-2013) en su fanzine Golden Atom del citado seudónimo a Lovecraft, cuando lo cierto es que Augustus Swift era una persona verdadera, un viejo maestro de New Bedford (Massachusetts) que escribió dos cartas a The Argosy en 1919 y en 1920 alabando el trabajo de Bennett cuando residía en Providence (como Lovecraft). Este equívoco fue repetido por otros autores y críticos como Sam Moskowitz (1920-1997), e incluso en algunas ediciones actuales de los relatos de Bennett se menciona esta cita atribuyéndosela a Lovecraft. Sin embargo, no hay constancia de que el escritor de Providence leyera los relatos de Bennett, y no existe mención alguna a esta escritora en sus numerosas cartas ni en su famoso ensayo El horror sobrenatural en la literatura.

1 comentario:

  1. Muy interesante y erudito artículo. No tenía conocimiento de esta escritora.
    Saludos.

    ResponderEliminar