Digital Clock + Date

jueves, 15 de noviembre de 2012

LOVECRAFT Y TOLKIEN




 Aunque las obras de Lovecraft y el escritor y filólogo inglés J.R.R. Tolkien (1892-1973) no tienen, a priori, nada que ver (no olvidemos, sin embargo, que Robert E. Howard, amigo y colaborador de Lovecraft, precedió en éxito a Tolkien con sus libros de Conan, y que el propio Lovecraft escribió varios relatos de fantasía, como Celephais, La maldición que cayó sobre Sarnath o La búsqueda onírica de la desconocida Kadath) existen dos pasajes en la creación más conocida de éste último que podrían llevar a pensar si no llegó a leer al autor de Providence en alguna ocasión.Me refiero, como no, a El Señor de los Anillos (1954-1955), obra cumbre de la fantasía épica.Pues bien, hay dos reseñas que inducen a pensar que tal vez Tolkien leyó a Lovecraft, o sencillamente son mis propias interpretaciones muy libres.En la primera escena, en La comunidad del anillo, cuando el grupo de aventureros que portan el Anillo Único entran en las Minas de Moria,el Guardián del Agua (una misteriosa criatura acuática que habita en una laguna frente a la entrada a las cuevas) intenta tomar a Frodo: sus tentáculos de gran alcance salen fuera de las aguas tranquilas junto a la Puerta Oeste de Khazad-dum e intentan capturar a Frodo en la oscuridad.
 Un largo y sinuoso tentáculo se había arrastrado fuera del agua;era de color verde pálido, fosforescente y húmedo. (...) Aparecieron otros veinte tentáculos extendiéndose como ondas. El agua oscura hirvió y el hedor era espantoso.

 David Day en su Bestiario llama a esta criatura un Kraken. Tolkien nunca se refirió a la cosa directamente, y sólo se alude a ella como "Los ojos del agua" en una de las notas registradas en el Libro de Mazarbul, un libro de los Enanos que encuentran los viajeros en la Mina.Por la descripción del ser y su origen desconocido uno puede imaginar a un ser de los Mitos de Cthulhu, sobre todo por esos largos tentáculos.
El otro pasaje que ha llevado a algunos a preguntarse si existe una influencia lovecraftiana en la Tierra Media es la escena en la que Gandalf describe su batalla con el Balrog a Aragorn, Legolas y Gimli, en Las Dos Torres, en la que dice:
Luchamos allá lejos bajo la tierra viviente, donde no hay cuenta del tiempo.Él me aferraba con fuerza y yo lo acuchillaba, hasta que por último él huyó por unos túneles oscuros.No fueron construidos por la gente de Dúrin, Gimli hijo de Glóin.Abajo, más abajo que las más profundas moradas de los enanos, unas criaturas sin nombre roen el mundo.Ni siquiera Sauron las conoce. Son más viejas que él.Recorrí esos caminos, pero nada diré que oscurezca la luz del día.



Resulta muy inquietante esta referencia a unas criaturas sin nombre más viejas que cualquier otro ser de la Tierra Media.¿A qué se refería Tolkien?Resulta demasiado ilógico aventurar alguna relación con los dioses cósmicos del universo de Lovecraft, pero da mucho que pensar. La identificación preliminar de estas "criaturas sin nombre", con Lovecraft es difícilmente defendible, pero la comparación es ciertamente comprensible. Tolkien tenía cierta afición por el horror y lo horrible (de ahí que Peter Jackson fuera descrito por muchos como el director perfecto para llevar las visiones de horror de Tolkien al cine) y los ejemplos son criaturas que aparecen tanto en El Hobbit como en El Señor de los Anillos:las arañas y los Nazgul, que infunden gran terror en los protagonistas de las obras citadas.
Más allá de estos pasajes, se puede trazar un sutil paralelismo entre ambos autores.Lovecraft escribió sobre conocimientos prohibidos (y arcanos) al igual que hizo Tolkien, y las historias de Lovecraft tratan sobre seres y deidades antiguas que tenían un impacto considerable sobre la humanidad, como Tolkien con sus Valar y Maiar (o Dioses). Lovecraft escribió también sobre las familias o linajes que se asocian estrechamente con la culpa y la "maldición de los Noldor" se asemeja a este tema. Y a veces los personajes de Lovecraft son obligados contra su voluntad o mejores juicios a participar en eventos en los que prefieren no intervenir,aunque no tienen control sobre su propio destino, algo parecido a lo que les ocurre a algunos personajes de Tolkien. Lovecraft y Tolkien también atrajeron la atención sobre lo que podría parecer un mundo anti-modernista (ruina y decadencia de la civilización y la idea de que el pasado es mejor). Pero Tolkien y Lovecraft eran diametralmente opuestos en materia de creencia en un ser superior: Tolkien fue un devoto católico romano y Lovecraft fue un ateo.
Si bien muchos (o la mayoría, si no todos)de los estudiosos de Tolkien opinan que no fue influenciado directamente por Lovecraft, ambos escritores bebieron de fuentes comunes (como los relatos de Lord Dunsany, por ejemplo). De hecho, muchos de sus temas comunes o similares se extienden hacia atrás a través de toda la mitología europea, e incluso llegan a la Epopeya de Gilgamesh. Por lo tanto, el hecho de que ambos autores utilizaran el horror para explorar ciertas ideas no tiene por qué significar cuál de ellos podría haber tenido una influencia en el otro. Lovecraft murió en 1937 y Tolkien como lector de ciencia ficción podría haber visto algunas de sus historias. Lovecraft, sin embargo, no llegó a ver ninguna de las obras publicadas de Tolkien.

2 comentarios:

  1. No lo había pensado.

    Quizás fueron los shoggoths los que moldearon los subterráneos de Moria. Vete a saber :D

    ResponderEliminar
  2. no creo, de hecho posblemente se tratab de seres que Sauron no conocia, pero que valares mas viejos que el como manwe o morgoth posiblemente conocian al dedillo, claro caso de ungolianth.

    sobre el guardian de la puerta, lei una vez que este guardian no era malevolo en si, sino que estaba puesto alli para atacar cualquier ente maligno, de alli que al percibir la precensia de frodo con el anillo, noto la maldad del anillo, por lo que el guardian debio pensar que frodo era maligno por llevarlo.

    ResponderEliminar