lunes, 16 de septiembre de 2013

NICHOLAS ROERICH Y LOVECRAFT

El pintor ruso Nikolai Roerich (1874-1947) es uno de los más importantes artistas del siglo XX, autor de más de 7000 lienzos e inspirador del Acuerdo Internacional sobre la protección de las instituciones artísticas, científicas y los monumentos históricos (Pacto Roerich), así mismo como fundador del movimiento internacional de protección de la cultura.Después de la Revolución Rusa de 1917 Roerich viajó por Europa y América, donde fundó organizaciones culturales e ilustradoras que más tarde serían fuentes de cultura que reunirían alrededor suyo a numerosas personas destacadas del arte. En noviembre de 1921 en Nueva York fue inaugurado el Instituto-Maestro de Artes Unidas,(actual Museo Roerich,aquí su web) cuyo propósito fundamental fue realizar un acercamiento mutuo de los pueblos a través de la cultura y el arte.Los Roerich volvieron temporalmente a Nueva York para la inauguración del Nicholas Roerich Museum, en Riverside Drive (actualmente su dirección es 319 West 107th Street). Fue en este museo donde conoció Lovecraft, en compañía de su amigo Frank Belknap Long, los paisajes hindúes y tibetanos de vívidos colores y atisbos cósmicos pintados por Nikolai Roerich que tanto lo impresionaron. En una carta de mayo de 1930 dirigida a Lillian Clark hizo constar con su típica elocuencia lo fascinado que se sentía: 
Posiblemente te he mencionado en varias ocasiones mi admiración por la obra de Nicholas Roerich –el artista místico ruso que ha dedicado su vida al estudio y representación de las desconocidas mesetas de Asia Central, con sus vagas sugerencias de maravilla y terror cósmicos. [...] Ni Belknap ni yo habíamos estado allí antes; y cuando vimos la naturaleza extravagante y esotérica de sus contenidos, recorrimos frenéticamente las imaginativas vistas expuestas. Seguramente Roerich es una de esas raras almas fantasiosas que han vislumbrado los secretos grotescos, terribles, de más allá del espacio y el tiempo, y han retenido alguna habilidad para insinuar los prodigios que han visto.
 Sabemos que la contemplación de sus cuadros inspiró a Lovecraft la novela corta En las montañas de la locura, que empezó a escribir a principios de 1931.De hecho, no hay más que ver algunas de sus obras para comprobar la influencia que ejerció en su descripción de los helados paisajes de la Antártida y sus altas y nevadas montañas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario